Raquitismo en aves

El raquitismo en aves como gallinas, patos o pavos es una enfermedad que se desarrolla principalmente por deficiencia o falta total de vitamina D3. Generalmente se presenta en pollos y causan un gran impacto económico en la industria avícola. Sin embargo, se puede presentar también en aves silvestres.

raquitismo aviar
Raquitismo en aves de engorde

El raquitismo suele desarrollarse con más frecuencia en las aves de crecimiento rápido, por lo que no es raro que esta enfermedad se presente más en los pollos y pavos utilizados para engorda. Si deseas conocer más acerca del raquitismo aviar, te invitamos a la lectura de este artículo, ya que aquí hablaremos de las principales causas, síntomas y como solucionarlo.


Causas del raquitismo en aves

Existen tres causas frecuentes por el cual las aves pueden sufrir raquitismo, que son las que se mencionan a continuación:

  • Deficiencia de fósforo o exceso de calcio.
  • Deficiencia de vitamina D y calcio.
  • Mala absorción de los nutrientes.

A continuación describiremos cada uno de estos problemas.

Por deficiencia de fósforo o exceso de calcio

Anteriormente, las aves eran más susceptibles a padecer deficiencia de fósforo debido a la escases y alto precio de este elemento.  En la actualidad, este problema se ha reducido gracias al uso de aditivos que incrementan la asimilación del fósforo en las aves.

Ahora bien, el exceso de calcio en las aves provoca un déficit de fósforo secundario y puede llegar a dañar gravemente el riñón del animal. Este problema generalmente se da cuando los avicultores por error suministran pienso de ponedoras a los pollos en crecimiento. Los síntomas más comunes que presentan las aves con raquitismo por exceso de calcio o deficiencia en fósforo son los siguientes:

  • Retraso de crecimiento.
  • Encorvamiento o deformación de los huesos.
  • Fracturas frecuentes.
  • Daños graves en el riñón.

Raquitismo en pollos por deficiencia de vitamina D y calcio

La deficiencia en vitamina D y el desbalance de calcio, es la causa más típica por las que las aves llegan a sufrir de raquitismo. Los pollos y pavos de engorde requieren mucho más vitamina D3 y Calcio durante las dos primeras semanas de vida, debido a su crecimiento excesivo y acelerado. Los síntomas más comunes del raquitismo aviar por carencia de estos nutrientes son los siguientes:

  • Retardo del crecimiento y del emplume.
  • Debilidad en las patas.
  • Marcha torpe.
  • Plumas erizadas.
  • Retraso en el aumento de peso.
  • Deficiencia en el crecimiento.
  • Huesos blandos.
  • Apatía.
  • En casos extremos muerte del animal al cabo de un tiempo.

Por mal absorción de nutrientes en aves

Este tipo de raquitismo es menos común de percibir, debido a que puede llegar a confundirse con algún otro problema del tipo subclínico. Este problema generalmente suele detectarse por medio de un estudio clínico, con la técnica de Von Kossa, en el cual se puede visualizar unas bandas que se tornan color marrón cuando hay calcificación y bandas sin colorantes cuando hay áreas sin calcificar por la mala absorción de nutrientes.


Prevención y tratamiento del raquitismo en aves

Para evitar que las aves desarrollen esta patología, es necesario proporcionar una dieta que cubra sus requerimientos nutricionales. Es importante mencionar que no existe una recuperación del animal en casos avanzados, solo puede ser tratado cuando se diagnostica a tiempo.

Como tratamiento, se recomienda añadir vitamina D3 en emulsión con agua. Por ejemplo, en el caso de los pollos broilers requieren vitamina D3 a proporción de 800 Ul/kg de alimento. En cuanto a requerimientos de calcio y fósforo, se debe suministrar de 1,0 y 0,45% en dietas de arranque y de 0,9 y 0,35% en dietas de acabado. La relación de estos nutrientes es aproximada a 2,2:1 en las fórmulas de arranque. Algunos avicultores utilizan aditivos como la fitasas, la cual dificulta la formación de fifatos y como resultado incrementa el fósforo que asimilan las aves.

También, algunos estudios realizados demuestran  que exponer los pollos jóvenes a los rayos solares directos durante 11 a 45 minutos, ayuda a que los animales sinteticen mejor las vitaminas y previene el raquitismo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *